EMOCIONES BÁSICAS

domingo, 7 de mayo de 2017 a las 2:00 h

Somos emociones, invaden nuestro organismo y dirigen nuestra conducta, deseos e intenciones. Es importante para la supervivencia humana el poder experimentarlas, porque nos avisan de los peligros que nos tiene preparado el medio en el que vivimos.

 

El miedo nos prepara antes situaciones en las que tendremos que dar una respuesta de huida, por lo que nuestro cuerpo dirige la mayor parte del flujo sanguíneo hacia las piernas para poder realizar esta respuesta de la manera más exitosa, quedando menos cantidad de sangre en la parte superior del cuerpo, esta es la razón por la que en estas situaciones solemos tener el rostro paliducho.

 

La alegría provoca en nosotros un estado placentero, relajando nuestra musculatura e inhibiendo los pensamientos negativos. Facilitando una mejor predisposición a realizar acciones y favorece las relaciones sociales. Con el estado de felicidad, aumentamos nuestra autoestima y autoconfianza.

 

La ira, provoca una movilización de energía para defendernos o atacar cuando nos encontramos en peligro. Por eso, percibimos que nuestra energía aumenta y que necesitamos actuar de forma impulsiva, para dar una respuesta ante el estímulo peligroso. Por lo que el cuerpo dirige la sangre a las extremidades por si hay que realizar una respuesta inmediata.

 

El asco, cuya función es la de protegernos ante algo nocivo o peligroso, como comida en mal estado o cualquier sustancia tóxica. El cuerpo nos hace aparta la visión de dicho alimento, o nos tapamos la nariz o sentimos arcadas. Como hemos dicho antes, esta emoción nos ayuda a tanto a evitar a que pongamos en riesgo nuestra salud como a que sigamos unos hábitos saludables, higiénicos y adaptativos.

 

La tristeza disminuye nuestra energía, haciendo que nos apartemos de la vida social, ignorando los estímulos externos, con la finalidad de que nuestro foco de atención se focalice en las consecuencias a nivel interno. Fomentando una auto-evaluación constructiva de la situación.

 

Por último, la sorpresa nos prepara para que podamos afrontar de una manera más efectiva los cambios inesperados que nos ocurren diariamente en nuestra vida. Y así poder evaluar de una manera más efectiva, si la situación que estamos experimentando es segura o perjudicial para nosotros.

 

Para saber mas sobre cómo experimentan las emociones nuestro cuerpo visiten: Universo de Emociones (http://universodeemociones.com/que-le-ocurre-a-nuestro-cuerpo-al-experimentar-emociones/)

Comparte esta noticia
Síguenos en las Redes Sociales